Sillas para un restaurante o un bar: 5 consejos para elegirlas

En las tiendas de muebles online es posible recorrer los catálogos para ver la gran cantidad de modelos de sillas disponibles. Elegir las sillas para el comedor de una casa requiere cierta destreza, pero mucha más destreza y conocimientos se tornan necesarios al momento de escoger este mobiliario para un restaurante o un bar. Ocurre que, en estos locales, las sillas no sólo deben ser bonitas y acordes al diseño general; también deben ser cómodas y agradables. Deben hacer que los clientes quieran volver.

En esta nota avanzaremos sobre una serie de consejos para elegir las sillas para un bar, un restaurante, una cafetería, o cualquier negocio gastronómico, incluyendo las ahora tan visibles cervecerías. Veamos.

Primer consejo – Estética y funcionalidad: Para muchos puede ser una obviedad, sin embargo vemos una y otra vez que en muchos locales gastronómicos se eligen sillas que son muy bonitas pero que simplemente son incómodas. Según nos explican desde la fábrica Muebla, que vende desde mesas de comedor de mármol hasta sillones y una gran variedad de modelos de sillas, al momento de elegir el mobiliario para un restaurante es preciso aplicar la vieja máxima de la arquitectura, aquella que asegura que los resultados no sólo deben ser bellos sino también funcionales. ¿De qué sirve colocar artefactos de iluminación bellísimos, pero que por sus características generan muchas sombras y no alcanzan para iluminar el ambiente? En este mismo sentido, ¿para qué sirve una silla que es muy estética pero que resulta incómoda? Como hemos dicho anteriormente, sería un gran problema si la incomodidad que genera una silla es el factor para que el cliente jamás regrese.

Segundo consejo – Observar la resistencia: En vínculo con el primer consejo, también es preciso revisar cuán resistente es la silla. Como sabemos, en un restaurante se le dará un uso intensivo al mobiliario, y de nada servirá comprar sillas que son cómodas y bellas, si al mismo tiempo no son duraderas.

Tercer consejo – Nunca con telas o tapizados: Una vez más, podría tratarse de un aspecto obvio y evidente. Y una vez más, a pesar de ser algo obvio vemos que muchos bares y restaurantes tienen sillas con tapizados. La no conveniencia de este tipo de sillas se explica muy fácilmente: las telas son muy difíciles de limpiar, y sabemos que en un restaurante es muy posible que haya derrames. Además, absorben los olores del ambiente.

Cuarto consejo – Atención a las patas de la silla: Este tip también está relacionado con la máxima de la estética y la funcionalidad, pero merece un párrafo aparte. Al momento de elegir la silla para un restaurante, es fundamental observar el tipo de patas del mueble. Lo que hay que evitar por todos los medios son los modelos de sillas que tienen patas “hacia afuera”, o sea, patas que sobresalen de las medidas de la base de la silla. ¿Por qué decimos esto? Pues (como ocurre en muchos locales que no hay observado esto) las sillas que tienen patas que sobresalen generan tropiezos de los clientes y también de los camareros.

Quinto consejo – La silla habla de tu restaurante: Al igual que la carta, la fachada, los empleados, el sitio web o la decoración general de un restaurante o confitería; las sillas también hablan del emprendimiento. ¿Colocarías sillas plásticas en un comedor que sirve comida costosa? ¿Elegirías grandes sillas de madera con respaldos muy altos para una cafetería de ambiente casual? El consejo final es el siguiente: no se puede elegir cualquier modelo de silla. La misma debe estar en sintonía con la propuesta del comercio, pues la silla también habla de él.

La carne argentina desembarca con fuerza en tierras chinas

La carne argentina ya tiene confirmada su visa para viajar a China que le permitirá tomar réditos de aquel gigantesco mercado, según se ha podido comprobar en la edición 2018 de la feria SIAL que se celebró en aquel país hace algunos meses en Shanghái. Ocurre que aquel, uno de los eventos más esperados por la industria agroalimentaria, ha tenido un gran protagonismo de los expositores argentinos y, junto con ellos, una gran visibilidad de las carnes de nuestro país.

En SIAL 2018 –hablamos de la edición en China, teniendo en cuenta que la feria tiene sus versiones en otros países del mundo- la carne argentina tuvo un espacio de veras destacado, en un pabellón (el Argentine Beef) que se estiró en casi 1.000 metros cuadrados. Allí se registró una participación de 27 empresas exportadoras, cifra que supone un récord en este convite chino.

En los alrededores de SIAL China también se percibió el entusiasmo por la carne argentina. Quieres acudieron a la feria cuentan que en las calles había carteles luminosos y publicidades en el transporte público promocionando este producto que llega desde el sur del mundo. Aquella fue una acertada acción de marketing impulsada por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), que procura ofrecer la carne vacuna argentina como un producto premium en aquel país de Asia.

Hay que mencionar que la presencia argentina es aquel evento cardinal para la industria alimentaria (y para pensar el negocio de la gastronomía en general) también contó con representación del gobierno nacional. A la feria acudió el ministro Luis Miguel Etchevere y el secretario de Alimentos y Bioeconomía Andrés Murchison, junto con Maximiliano Moreno, subsecretario de Relaciones Agroalimentarias Internacionales. Tal como recuerda el matutino Clarín, aquella comitiva llegó a SIAL China luego de su paso por tierras japonesas, donde también concretaron negocios para colocar carne ovina y bovina.

El presidente del IPCVA, Ulises Forte, explicó que la carne argentina aún no es muy conocida en el continente asiático, donde usualmente se asocia la carne de calidad a los productos que llegan desde el mercado australiano. Forte remarcó la importancia de este paso para posicionar la carne argentina en una plaza de tanta relevancia como lo es China.

Entre las empresas argentinas que participaron en la edición 2018 de SIAL en China(https://www.chinapass.com.ar/sial-china) aparecen Frigorífico Visom, Argall; la Asociación Argentina de Angus; Arre Beef; Azul Natural Beef; Bustos Beltrán; Black Bambu; la Compañía Bernal; Ecocarnes; la Compañía Central Pampeana, Euro; Frigolar; Friar; Frigorífico Forres-Beltrán; Frimsa; Industria Frigorífica del Sur; Gorina; La Anónima de la Patagonia; Madeka; Logros, Marfrig; Rafaela Alimentos; Menudencias, Offal; Rioplatense; y Swift.

Expertos aseguran que el mercado chino no para de crecer, y esto supone una gran oportunidad para el mercado argentino. En rigor, desde el IPCVA señalan en un informe que hacia el año 2027 espera que los chinos consuman el doble de carne vacuna, lo cual da cuenta de las grandes perspectivas para los productores locales. ¿Esto implicará una presencia cada vez menor de cortes premium en nuestro país? Dejo abierto el interrogante, que abordaremos en una próxima entrega de este portal.

Franquicias, un negocio transversal de la cerveza

En los últimos años, el mercado de la cerveza en la Argentina explotó. Nuevas marcas, más inversiones en branding y marketing de las empresas tradicionales y renovadas propuestas gastronómicas le dieron a esta industria una nueva vida e impulso. Así, un mundo que hasta hace poco estaba dominado por dos o tres actores se ha diversificado y crecido exponencialmente, hasta convertirse en un sector de la industria que, aún con sus altibajos productos del estado general de la economía, muestra signos alentadores en cuanto a su futuro y perspectivas de más crecimiento. Y que incluso gana cada vez más adeptos, superando a la industria vinícola en cuanto a las ganancias proyectadas para los próximos años. Por eso, si la idea es emprender con la puesta a punto de un local o propuesta gastronómica que involucra a esta bebida, las posibilidades de éxito son altas.

De hecho es suficiente con recorrer algunos de los barrios más comerciales de la Ciudad de Buenos Aires para notar inmediatamente la cantidad de nuevos restaurantes o bares que ofrecen cervezas artesanales de distintas marcas, sabores y clases. Claro que insertarse en este panorama tan competitivo y amplio requiere un conocimiento y análisis previo. En primer lugar, podemos enumerar dos grandes opciones. La primera es investigar sobre las Franquicias disponibles en Argentina en este rubro. La gastronomía gourmet (cafeterías, hamburgueserías y cervezas artesanales) hoy suponen el 22% de las ventas minoristas, de acuerdo a la consultora Canudas. Además se espera un crecimiento de 10% para este año. La segunda alternativa es animarse a emprender con una marca propia. En este último caso, hay que considerar una inversión mayor relacionada con el proceso de elaboración de la cerveza, comprar los insumos para su preparación e invertir en marketing y publicidad,entre otros puntos determinantes. En todo caso, emprender y animarse a un negocio totalmente nuevo tiene mayores riesgos, pero también, ofrecerá una ganancia mayor si logra su objetivo. En este último caso, el resultado de apostar por algo nuevo puede tener como recompensa un negocio o marca nueva y exitosa, que a su vez dará más oportunidades de negocios.

Hay que recordar que muchas de las empresas que fabrican o comercializan esta bebida surgieron como simples emprendimientos y con relativos pocos recursos. Y de hecho, actualmente muchas de esas pioneras encuentran en la venta de franquicias en Argentina una fuente de recursos extra, que potencia y complementa al negocio de la cerveza en sí mismo. Ofrecer una franquicia del propio negocio no es una tarea difícil, ni requiere de grandes recursos. Si la propuesta es buena, encontrará rápidamente inversores dispuestos a sumarse a la marca. Por su parte, comercializar a través de una franquicia permite atraer y obtener capitales y recursos de terceros que robustecen y crean aún más valor a la marca.