Dieta sana, el potenciador ideal de cualquier tratamiento estético

La comida no es solo llevar un alimento a nuestro cuerpo para saciar nuestro hambre, sino que es también una excusa para compartir momentos con los seres queridos, hacer un alto en las actividades diarias y hasta definir un negocio o contrato de trabajo en un ambiente distendido.

Paralelamente, las dietas son fundamentales para acompañar diferentes necesidades generales o puntuales,relacionadas con la salud. Esto supone no solamente bajar de peso o evitar algún inconveniente relacionado con una dolencia, sino también potenciar los resultados de una intervención o procedimiento.

Estas cuestiones resultan familiares cuando pensamos en un tratamiento o recuperación relacionado con la salud, como puede ser una intervención quirúrgica o un análisis específico. La preparación puede incluir desde una dieta líquida, restrictiva con respecto a algunos elementos o al revés, requerir la ingesta de determinados alimentos o productos. Como sucede con la necesidad de tomar glucosa para análisis relacionados con la diabetes.

Esto mismo ocurre en el caso de los procedimientos estéticos, Sin embargo, muchas veces nos quedamos con la información disponible con una simple búsqueda como “tratamiento adiposidad localizada”, “tratamiento anticelulitis” o “botox” como fuentes para elegir un centro sobre otro, y descuidamos aspectos vinculados con las implicancias del acompañamiento nutricional necesario.

La alimentaciòn y el consumo de bebidas son un factor fundamental del éxito de estos procedimientos, ya que pueden potenciar -o no- un determinado tratamiento. Asì, ingerir gran cantidad de agua cuando se hace un tratamiento como la liposucción o reducción de grasas, es una acción recomendada.

Tomemos como muestra la ultracavitación, una técnica que se aplica sobre adiposidades y grasa localizada. Inmediatamente se suele emplear un drenaje focalizado a través de presoterapia para completar su efecto. Tomar dos litros de agua permite hidratar el tejido y facilitar el trabajo sobre la zona.

Por eso, los profesionales  coinciden en que en todos los casos, una buena rutina de alimentación ayuda a potenciar los efectos de cualquier intervención estética; más aún en aquellas situaciones en las que los antecedentes del paciente o incluso alguna situación crónica requieren de especiales cuidados.

Como se ve, se trata en todos los casos de combinar las propiedades de las comidas y las bebidas para acompañar un tratamiento. Basta darle una mirada a este enlace https://cimec.com.ar/ para apreciar la cantidad de opciones de belleza que existen actualmente y dimensionar la importancia de una concepción integral de estos procedimientos.

En efecto, la alimentación es fundamental para quienes optan por realizarse cualquier procedimiento estético. Por ejemplo, las embarazadas o las personas hipertensas o con alto colesterol deben de ser especialmente contempladas y estudiadas antes de cualquier decisión. Y es aquí justamente donde el aporte de los profesionales de la nutrición se vuelve fundamental.

Más allá de que en cada caso se debe tomar nota de las características individuales del paciente, existen algunas recomendaciones que aplican en prácticamente todos los casos. Por ejemplo, evitar el tabaco y el alcohol son dos medidas que favorecen la preparación de cualquier procedimiento, ya que el consumo de estos productos suele provocar dificultad en la circulación sanguínea.

Frutas, verduras y comidas livianas en general ayudan a controlar el peso y evitar  algunos kilos de más que pueden ganarse como consecuencia del reposo en el postoperatorio. En la misma línea, se encuentran la ingesta de productos que permiten un tránsito intestinal ágil, ya que el sedentarismo puede favorecer el estreñimiento.

La cerveza, un aliado impensado de la belleza

En nuestro blog nos apasiona hablar de diferentes opciones de bebidas y comidas, dignos de ser compartidos por su sabor, originalidad o novedad en el mercado. Ya sea para tenerlo en cuenta en reuniones familiares o con amigos o como curiosidades específicas con respecto a ciertos ingredientes.

En esta entrada volveremos a hablar de la cerveza, pero no en relación a su exquisito sabor o ingrediente secreto de menúes y preparaciones gourmet, sino en sus propiedades beneficiosas para la salud y a la estética.

Se trata de un producto muy rico en proteínas y vitaminas, gracias a ingredientes que contiene como el lúpulo y la cebada. Estos componentes son ideales y muy beneficiosos para la piel y el cabello. Básicamente otorgan brillo y luminosidad y contribuyen a la mejora del aspecto en general.

A la cerveza también se la suele usar junto con otros elementos o ingredientes para potenciar sus cualidades. Por ejemplo, si se combina con frutillas tienen un efecto exfoliante, con el yogur se puede fabricar y aplicar una mascarilla sobre el rostro que quita la grasa y mejora su aspecto.

En todos los casos es importante observar que una de las cuestiones que más atrae de la cerveza, como de otros elementos naturales, es justamente eso, su naturalidad.

Muchas personas se ven atraídas por lograr efectos casi milagrosos, pero sin pasar por el quirófano, cirugías o intervenciones demasiado invasivas. Está claro que estas opciones tienen un efecto acotado y solo sirven como complemento o ayuda de otras medidas más profundas.

Esto no implica que sean acciones menores o sin valor, sino que debemos dimensionar sus aportes como complemento de otros recursos que contribuyen en el mismo sentido.

En este sentido, es justo destacar que actualmente existen miles de opciones y oportunidades que permiten mejorar el aspecto general del cuerpo y el rostro, utilizando procedimientos nuevos y altamente efectivos, que cumplen bastante con esta premisa.

En esta línea se ubica por ejemplo el hifu facial o Ultrasonido Focalizado de Alta Densidad, se trata de un tratamiento simple, que se vale de energía dirigida a la capa de piel más profunda, cuyo resultado es similar al lifting pero sin necesidad de intervención quirúrgica.

Este tipo de procedimientos y opciones de estética y salud son cada vez más demandadas por los pacientes, por varias razones. En primer lugar, porque cualquier intervención que implique el uso de anestesia, aunque sea en una form mínima, provoca cierto temor. En segundo lugar, estos recursos resultan más económicos y, sencillos que los que requieren pasar por el quirófano y son por supuesto, muy efectivos.

Volviendo a las herramientas caseras, es importante destacar que, aunque no suelen provocar mayores problemas, no hay que subestimar ni abusar de su uso, sobre todo en aquellas personas con enfermedades crónicas o mayores de 50 años. También las personas que ya se encuentren haciendo algún tipo de tratamiento o procedimiento estético o de salud deberían prestar especial cuidado a la incorporación de cualquier elemento a su piel u organismo.

A veces la mezcla de algunas sustancia específicas, pueden tener contraindicaciones para algunas patologías o determinadas circunstancias de salud que están atravesando algunos hombres y mujeres.

Por eso, es importante consultar con profesionales sobre cualquier duda que se pueda tener en este sentido. No se trata solo de hacer una búsqueda como estética Buenos Aires o remedios naturales para incorporar algún producto o elemento a la dieta o los hábitos, sino de sumarlos con responsabilidad y el monitoreo de especialistas que conozcan la historia de cada paciente.

Beneficios de la cerveza y de su consumo diario

La tan popular cerveza se ha sometido a varios y diferentes análisis. A partir de estos resultados los expertos confirman que esta bebida alcohólica tiene cantidad de propiedades muy beneficiosas para nuestra salud. La bebida consta de muchos componentes que le proporcionan estos beneficios para el organismo, siempre y cuando por supuesto sea consumida con total moderación. Por el contrario de lo que muchos sostienen acerca de qué comer y tomar esta bebida no es saludable ni recomendable, existen algunas razones que indican que esta afirmación no es para nada cierta.

Estuvimos comiendo y compartiendo una agradable charla en el Restaurante Lalín, con quienes conversamos también acerca del consumo y versatilidad de la cerveza a la hora de acompañar cualquier tipo de plato.

Generalmente asociamos el consumo de la cerveza con el calor. En un día de altas temperaturas nada se puede comparar con un buen chop bien helado y esa espumita bajando por el vaso empañado producto de su propio frío. Pero lo cierto es que la cerveza no es de ninguna manera solo para consumirse en épocas de calor. Esta bebida se bebe durante todo el año aquí en la Argentina o en cualquier parte del mundo. También aprendimos acerca de esta bebida con alcohol que es adaptable a cualquier ocasión y versátil para combinarse con toda clase de comidas y bocadillos.

En nuestra visita al tradicional restaurante del barrio de congreso, sobre el que pueden conocer más en el enlace a continuación https://restaurante-lalin.com.ar/comida-espanola/, conversamos también acerca de lo buena compañera que es la cerveza para acompañar toda clase diferente de platos. Desde parrilla, carnes rojas también pescados. Un clásico aliado de las frituras, picadas y bocados picantes.

Los que saben sobre esta bebida, aseguran que los ingredientes que componen la cerveza se adaptan y complementan perfectamente a las comidas. Los sabores se armonizan entre sí en forma equilibrada y se fusionan proporcionando una experiencia de sensación muy agradable para el paladar.

La cerveza consta de componentes que la transforman en una de las bebidas con mayor nivel de pureza. En su composición contiene vitaminas, potasio, antioxidantes, proteínas, hidratos y minerales. Todas estas propiedades hacen que, por supuesto e importante aclarar que solo manteniendo un consumo moderado, la cerveza proporciona grandes y muchos beneficios para el organismo. Además también de ser sumamente refrescante y natural.

Sosteniendo esta premisa de consumo controlado, es recomendable incorporar la cerveza como parte del consumo a diario como perfecta compañía en alguna de las comidas.

Qué tal abrir una lata, o destapar una botella no solo para brindar o acompañar una picada. Son muchos los beneficios que aporta al organismo el consumo moderado de una cerveza o birrita como algunos la llaman también, como compañera de una cena o almuerzo con frecuencia.

Comer y tomar esta bebida, con el control adecuado, aportará una experiencia encantadora. Y no solo eso sino que quién hubiera imaginado fuera una costumbre saludable. Asique a disfrutar con tranquilidad solo o en familia y con amigos de una buena cerveza, ya sea en invierno o verano y en cualquier día de la semana.