Por qué es importante invertir en buena maquinaria para panadería

Cuando se invierte en un negocio de panadería, una de las características que nos va a diferenciar de la competencia es la calidad de los productos. Y eso no sólo se obtiene contratando panaderos profesionales o eligiendo con cuidado la materia prima, también es súmamente importante elegir maquinaria que ayude a la producción de pan y de los otros productos que se puedan ofrecer en este emprendimiento.

Hoy en día, los clientes son mucho más demandantes con los productos que consumen. Ahora se busca un componente artesanal en lo que hace un tiempo se podía solucionar de manera industrial. Es por eso que las panaderías y pastelerías necesitan tener a disposición un equipamiento que permita acelerar el proceso de producción sin perder el espíritu artesanal. Tener una formadora de hoja para unir el amasijo en una sola lámina de masa no es excusa para que el resultado final parezca salido de un molde y sea igual a lo que se puede comprar en un supermercado..

Resultado de imagen para fabrica de pastas

Invertir en máquinas eficientes, innovadoras y de calidad puede ayudar a que los panaderos y pasteleros puedan generar un producto que se diferencie de otros. Una maquinaria a medida de las necesidades se adapta a cualquier requerimiento que se tenga durante la producción. Es por eso que lo mejor es contar con una empresa que brinde asesoramiento, experiencia comprobable y un excelente servicio postventa, como se puede encontrar haciendo click aquí.

Si tu idea es poner una panadería o renovar la que ya tenés, es importante tener en cuenta algunos puntos fundamentales para tener en cuenta qué vamos a necesitar:

Preparado de alimentos

Como todo producto elaborado para el consumo, es necesario seguir ciertas reglas de salubridad e higiene. Es por eso que las máquinas que pongamos tienen que contar con la homologación y las normativas requeridas por los organismos de bromatología, seguridad e higiene. Todo lo que vaya a tocar un alimento debe tener estas condiciones, desde la amasadora hasta la licuadora que se va a utilizar para preparar el relleno de una tarta.

Conservación de los productos:

Si bien los productos de panadería se elaboran en ciertos horarios, la realidad es que no siempre se consume todo una vez que se pone a la venta. Eso significa que nuestro local tiene que contar con los espacios necesarios para poder conservar este excedente de manera segura e higiénica. El pan es mucho más simple, pero productos como tortas deben contar con espacios refrigerados para que se mantengan en condiciones hasta que sean vendidas, como pueden ser heladeras de mostrador o de carga frontal.

Elegir acorde a lo que se va a producir:

Todo cocinero sueña con tener una cocina completa en la cual todos los electrodomésticos y utensilios estén a disposición. Sin embargo, eso cuenta dinero que puede complicar el retorno de la inversión hecha. A la hora de elegir las máquinas, siempre es mejor saber cuales son los productos que se van a ofrecer al público. Siempre es mejor empezar con menos e ir sumado a medida que el negocio va creciendo.

Gastronomía y estética: una combinación que deleita todos los sentidos

La cocina bien puede considerarse como el arte de lo culinario, un espacio en el que los sentidos del gusto y el olfato poseen un protagonismo central. Desde esta perspectiva, no es exagerado afirmar que un plato puede llegar a ser como una pintura o una escultura. Su valor, incluso, podría estar muy por encima de estos últimos. Pero lo específico del arte culinario es que las obras están destinadas a esfumarse de modo inmediato. Se trata de un arte que sólo puede ser apreciado por su consumo, porque para saber qué tan delicioso es un menú, este debe desaparecer del plato.

Resultado de imagen para uvas realeza

Ahora bien, criticar el estatuto artístico de la gastronomía estética por ser comestible, es tanto como criticar a la pintura por ser visible o a la música por ser audible. En este sentido, el cocinero puede llegar a ser tan artista como el pintor, el músico, o el cirujano plástico. Cada uno en su rubro puede producir una obra de arte, o realizar una simple actividad. Porque así como existen pintores de cuadros y de paredes, cantantes y cantores, cirujanos plásticos y carniceros, así también hay chefs de renombre y gente que cocina. Evidentemente, el talento es mezquino: Pablo Picasso o Luciano Pavarotti; el Dr. Emiliano Álvarez o el Gato Dumas, son casos excepcionales de una genialidad incomparable.

Con todo, el arte de lo culinario, como cualquier otro arte, está anclado a un tiempo determinado, relativamente puntual. De hecho, la estética de la gastronomía también tuvo su nacimiento, o mejor dicho, su momento de esplendor. Esto ocurrió cuando el hombre moderno aprendió a incorporar los sentidos en el ámbito culinario y dejó de concebirla simplemente como una mera necesidad de supervivencia. La cocina de hoy constituye un universo donde sus protagonistas dejan plasmar el arte innato de grandes maestros que sobrepasan las expectativas convencionales para deleitar a los comensales.

Sin embargo, el afán desmedido por realizar montajes excepcionales en creaciones culinarias, se remonta a varias civilizaciones antiguas. Es que con la gastronomía artística ocurre algo parecido que con la cirugía estética: si bien sólo en nuestro tiempo contamos con todo lo necesario para realizar verdaderas obras de arte, el ser humano siempre ha buscado deslumbrar con sus intervenciones artísticas, en un plato o en un rostro. En cualquier caso, la pregunta por el costo de un manjar en la antigüedad, o por el precio de una rinoplastia en la actualidad, es completamente intrascendente. En ambos casos el resultado justifica, y con creces, la inversión. Vale decir, un gasto cuyos beneficios dan cuenta y ampliamente de aquellos admirables resultados.

Con todo, la atracción hacia un plato puede ser mucho más que una necesidad simplemente fisiológica. Saciar el hambre puede quedar desplazado a un segundo plano y prevalecer la necesidad de plenitud, satisfacción, y en última instancia, de felicidad. Evidentemente, la estética culinaria no es más que el delicado arte que sólo ejerce un chef al preparar y emplatar una receta. Gozo estético que, en realidad, deleita todos nuestros sentidos.

Todo lo que hay que saber sobre software de facturación y gestión de restaurantes

Los tiempos cambian, y a veces de forma tan rápida que cuesta mantenerse al día, sobre todo para los restaurantes que vienen trabajando dentro de un esquema durante muchos años. Tal es así que a la hora de pensar en un cambio surgen muchísimas dudas. Al respecto hemos consultado con la gente de Service Digital, empresa que se dedica a la tecnología y servicio técnico, para que nos informe acerca de las distintas opciones que existen en materia de software de facturación y gestión de restaurantes.

Muchos restaurantes optan por utilizar aplicaciones para poder reunir el manejo de su negocio en un solo lugar. Esta alternativa no es tan popular en nuestros días, pero se encuentra en franco crecimiento dentro del sector gastronómico destinado a un público joven. Estas aplicaciones permiten, entre otras cosas, facturación electrónica de forma muy simple.

Un buen software de gestión le permitirá a tu restaurante tomar reservaciones de forma virtual, organizando tus mesas dentro de un marco mucho más confiable. Naturalmente, desde el restaurante esto se coordinará desde una computadora, de modo tal que antes de basar todo tu modelo de negocio en esta opción es aconsejable que recurras a un técnico en reparación de notebook para evitar inconvenientes en el futuro.

Cuando evalúes las distintas alternativas que existen en software de gestión para el sector gastronómico asegurate que puedas recibir pedidos a través de este medio. Esto es importante para no perder clientes.

La idea aquí es sistematizar buena parte del funcionamiento del restaurante, entre otras cosas, en ámbitos como el inventario, pedidos, proveedores, reservas y facturación. En otros tiempos estas tareas se realizaban de forma independiente, pero ahora se pueden agilizar mucho los tiempos al utilizar este tipo de tecnología.

Desde ya que esta opción no es para alguien profano en cuestiones tecnológicas. Hay muy buenas empresas capaces de implementar aplicaciones y software para el sector gastronómico y enseñarte cómo utilizarlas. El costo no es tan elevado como uno podría suponer, pero claramente conlleva un gasto de dinero.

Por eso es tan importante que sepas elegir en quién depositar tu confianza. Las alternativas para elegir existen, y son muchas, pero no todas son las más adecuadas para tu modelo de negocios, que puede ir desde una hamburguesería, cuya administración de inventario es reducida, a un restaurante con un menú amplio, con lo cual el trato con proveedores puede resultar mucho más complejo y delicado.

En definitiva, lo único que hay que saber es que se necesita ayuda externa para que todo esto fluya de manera correcta. Buscá asesoramiento. Muchas empresas de software de gestión brindan servicios de asesoramiento personalizado, con lo cual solo tenés que acercarte y escuchar lo que tienen para decirte. En última instancia, no te dejes llevar por la primera propuesta. Buscá otras alternativas hasta encontrar la que más te cierre de acuerdo a tu negocio.

Este tipo de cambios son inevitables, y en ese contexto lo único que podemos hacer es adaptarnos lo antes posible.

Por qué son importantes los eventos gastronómicos

Los eventos gastronómicos, en mayor o menor medida, con más o menos alimentos y bebidas, están presentes en cuanta actividad se nos venga a la mente jugando un papel casi fundamental para el éxito, o no, de lo presentado.

Salvo aquellos eventos que son especialmente diseñados para mostrar, presentar y degustar algún producto alimenticio, los demás necesitan partir de un equilibrio que no cambie el foco de la cuestión.

Justo, justo

El equilibrio de los eventos gastronómicos surge de su preparación para que este cumpla el verdadero rol que se le ha asignado y que, como es lógico suponer, no siempre es el mismo.

Analizar y diseñar el rol que se quiere lograr con el evento gastronómico es vital porque puede ser el centro del mismo o un simple actor secundario con aires de grandeza que se roba el protagonismo de una manera indeseada.

De ahí la importancia de contar con una productora de eventos para realizarlo; todo pensado, todo calculado, todo entendido, todo funcionando de forma correcta responde a la importancia del acontecimiento, el éxito de este y la forma en que ha de recordárselo.

Agasajar

El espíritu de los eventos gastronómicos no es otro que matizar un momento con algo que brinde una experiencia positiva y diferente a todos los allí reunidos.

Esto no es menor porque quizás más importante que la cantidad de lo servido y el costo de lo invertido es pensar a quiénes se quiere agasajar y cómo es la forma más adecuada de hacerlo.

El pensamiento puesto en función de personas reales y de objetivos concretos hace que el evento gastronómico sea personalizado y que, incluso, se plantee si es trascendente hacerlo o no.

Crear un momento

Como lo refieren desde https://proyecciones.net/, responder qué se busca con el evento gastronómico marca la importancia del mismo qué significa y cómo se van a dar las cosas.

Por ejemplo, no es lo mismo una reunión con muchas personas que degusten un bocadillo de pie y con una copa en la mano a reunir igual o menor cantidad de gente y sentarlos en una o más mesas a comer; sin embargo, en cualquiera de los dos casos lo servido debe abrir una puerta para crear un momento.

Este momento puede ser de diálogo, de escucha, de contemplación o el que el evento demande y al que la comida, bebida, tiempo y lugar acompañen de forma armoniosa.

Una bandeja llena de errores

Los eventos gastronómicos son importantes porque representan un mundo de oportunidades en sí mismos, en el que la sencillez, improvisación y velocidad con las que se quieren teñir las cosas no son buenos ingredientes para un óptimo resultado.

Cuando los eventos gastronómicos pierden su eje, la comida y la bebida dejan de ser anfitriones para ser dinero mal invertido. Cuidar aspectos como organización y servicio hacen que estos sorprendan favorablemente.

Un evento gastronómico debe ser pensado como un encuentro con seres queridos y como enseñara Anthelme Brillat-Savarín: “El que recibe a sus amigos y no presta ningún cuidado personal a la comida que ha sido preparada, no merece tener amigos”.

La alimentación como aliado de la medicina estética

La medicina estética ha avanzado enormemente en las últimas décadas, desarrollando métodos y tratamientos realmente increíbles, incluso para cuestiones que antes eran poco menos que inimaginables. Basta observar cómo es aceptada la medicina estética en Capital Federal para trasladar ese mismo nivel de aceptación a cualquier otro rincón urbano del mundo.

En este sentido, muchos especialistas en medicina estética comienzan a apoyarse cada vez más en los nutricionistas, quizás por entender que la alimentación es uno de los factores que más importancia tiene en materia de salud, y que de hecho puede ser un aliado muy poderoso para cualquier paciente que se realice un tratamiento estético.

No es de extrañar entonces que en barrios en donde estadísticamente la gente recurre con mayor frecuencia a este tipo de tratamientos encontremos una mayor variedad en opciones gastronómicas saludables. Es decir que no es novedad que uno de los polos gastronómicos más importantes coincida con el interés por la estética en Palermo.

La alimentación, decíamos, no solo es importante para los métodos y tratamientos estéticos, sino que además es un aliado invaluable para obtener mejores resultados y mantenerlos estables a lo largo del tiempo. Esto resulta aún más decisivo cuando nos referimos a aquellos tratamientos para bajar de peso o eliminar la grasa localizada, donde la alimentación no solo es importante, sino probablemente lo más importante de todo.

La gran mayoría de los centros de medicina estética, cuando realizan un tratamiento de esta índole, también se apoyan enormemente en la nutrición, no ya como herramienta para bajar de peso, sino como aliado para lograr que los resultados obtenidos puedan sostenerse con el curso del tiempo. En otros términos: la medicina estética es solo una parte del proceso que es atravesado de principio a fin por un cambio en la alimentación.

Como todos sabemos, cambiar nuestra alimentación por una más saludable implica un verdadero salto en la calidad de vida de las personas. Aquellos que recurren a la medicina estética deberían tener esto presente si es que quieren lograr que los resultados que han obtenido no sean simplemente momentáneos, sino que además formen parte de ese cambio integral del que hablábamos en párrafos anteriores.

La alimentación es un aliado, ciertamente, y uno muy poderoso, capaz de cambiar radicalmente la forma en la que nos vemos y sentimos. Las mejoras en el estado físico repercuten a nivel emocional e intelectual, generando de esta forma un círculo virtuoso del cual ya nadie quiere salir, una vez que se está dentro de él.

Es decir que, si usted tiene pensado recurrir a un centro de medicina estética, debe recordar que esas soluciones son apenas una parte del camino que necesita transitar para lograr cambios verdaderamente significativos; y eso se consigue cuando tomamos consciencia respecto de la importancia de incorporar una rutina de alimentación sana, la cual, a su vez, nos llevará a realizar una enorme cantidad de pequeños cambios en nuestra vida diaria, a menudo sin que nos demos cuenta.