El boom de las cervecerías artesanales en Argentina

Como siempre sucede con las modas, el boom de las cervecerías artesanales parece inundarlo todo, no tanto por gusto y pasión sino por aprovechar la oportunidad de hacer algo que está en alza y que no parece ser a primera vista complicado.

Sea cual sea la motivación, los especialistas aseguran que esta actividad ha llegado para quedarse, más si entendemos que el público argentino gusta de la cerveza, la experiencia de probar nuevos sabores, animarse a ser productor (aunque sea por un ratito) y también, por qué no, luchar quijotescamente contra las industrias.

Cervezas artesanales y regulación

El boom de las cervezas artesanales y las cervecerías se encuadra en un marco en el que los argentinos están muy abiertos a probar e incursionar en el mundo gourmet. Este correlato no es ajeno entonces a lo que sucede con la cerveza, la producción y consumo.

Dicho esto, es importante saber que, desde el año 2017, según el Artículo 1082 bis del Código Alimentario Argentino, se puede utilizar la denominación artesanal siempre que se cumpla con las siguientes exigencias: “Que no utilice en su producción aditivos alimentarios; que se encuentre adicionada únicamente con ingredientes naturales; y que la elaboración sea de manera manual o semiautomática”.

Por ello, es indispensable desarrollar una producción que garantice la elaboración artesana del producto sin descuidar la inocuidad del proceso. Desde la implementación de manuales BPM hasta la utilización de uniformes debidamente esterilizados en lavaderos industriales, como los del siguiente enlace https://ellucero.com.ar/ropa-hospitales, son esenciales al momento de elaborar la cerveza artesanal.

Cervecerías artesanales, tecnología y comunicación

Afirmar que la tecnología ha llegado a cada rincón productivo, artesanal o industrial, ya no es una novedad, sin embargo, lo interesante es ver cómo ésta se utiliza en favor de difundir y crear circuitos temáticos para que los amantes de las cervezas artesanales puedan encontrar productores, puntos de venta, bares exclusivos y diferentes eventos en los que degustar de la inmensa variedad de cervezas disponibles en la actualidad.

La tecnología mancomunada con la comunicación, están permitiendo el encuentro entre personas relacionadas al mismo tiempo que perfecciona y expande el panorama a esta actividad artesanal.

Hágalo usted mismo

Uno de los grandes factores que ayuda al boom de las cervecerías artesanales, además de la sencillez con la que se prepara la bebida y el hecho de poder hacerlo en casa, radica en la facilidad con la que se encuentra la información necesaria para que cada uno pueda hacer su producción.

Desde cursos y seminarios en prestigiosas instituciones gastronómicas o exclusivas del ámbito de la cervecería hasta tutoriales por YouTube, la información está ahí al alcance de cada persona y, sobre todo, de acuerdo con su realidad e interés para poder producir. Además, muchas empresas ofrecen equipos gastronómicos adecuados mientras que otras, como El Lucero, garantizan inocuidad en los uniformes de producción.

Desde hace tiempo las personas eligen productos que se adecuen a sus necesidades y que no obedezcan a una imposición del mercado, por ello es que las producciones artesanales, orgánicas y la soberanía sobre lo que se consume tiene tanto auge.

Más que una moda, las cervezas y cervecerías artesanales son una nueva manera de consumir.

Cómo acondicionar el sector al aire libre de su bar o restaurante

Se aproxima el verano, y con él la posibilidad de aprovechar al máximo los sectores al aire libre de cualquier emprendimiento gastronómico; sobre todo bares y restaurantes que aspiren a lograr un clima agradable y con mucha personalidad. En este contexto, un juego de jardín de hierro puede ser una opción más que interesante para lograr esos objetivos de funcionalidad y elegancia.

Quizás esto sea aconsejable como la única alternativa para el público, sino más bien como un detalle en determinados sectores. Si hablamos de un restaurante necesariamente debemos tener en cuenta la comodidad del cliente a la hora de sentarse a comer, pero si pensamos en bares, por ejemplo, o en cualquier otro establecimiento donde el público rota con mayor frecuencia, los juegos de jardín pueden darnos más de una solución en términos de estilo; incluso si los utilizamos en terrazas y otros espacios abiertos que no necesariamente son espacios verdes.

Existen muchas alternativas en muebles de hierro. Algunos diseños incluso están pensados para ser utilizados en establecimientos gastronómicos. Lejos estamos de aquellos muebles utilizados en el pasado, sumamente incómodos y pesados. En los tiempos que corren hay muebles de jardín de hierro con diseños realmente atractivos y fáciles de adaptar a prácticamente cualquier estilo; de modo tal que no hay excusas en este sentido.

Algunos bares han implementado exitosamente este concepto, llegando a lograr una ambientación distinta, cálida, que en verano invita a pasar un buen rato en un espacio abierto. Recordemos que en esta época del año la gastronomía alcanza su pico de rendimiento, con lo cual no está de más tomar algunas medidas en materia de diseño para mejorar considerablemente la performance realizada en el pasado.

La iluminación es otro factor importante. Usted conoce a su público, lo cual no implica que entienda a la perfección que aquello que funciona en invierno no necesariamente logra el mismo efecto en época estival. Busque otras alternativas, juegue con la iluminación y la disposición de sus mesas y mobiliario. La prueba y error también sirve en el sector de la gastronomía.

Lo ideal sería acondicionar el sector al aire libre de su bar o restaurante de modo tal que transmita una sensación de comodidad y bienestar. Esto se logra a través del equilibrio de todos los elementos que constituyen ese espacio. Los muebles y columnas de hierro pueden ser un rasgo distintivo que vale la pena considerar, del mismo modo que un tipo de iluminación que nos permita variar las atmósferas dependiendo del momento del día.

Siguiendo estos simples preceptos podemos lograr un clima mucho más agradable desde todo aspecto, y con él la posibilidad de que el cliente se sienta a gusto y regrese en otra ocasión. Fidelizar al público es difícil en el ámbito gastronómico, pero sí es posible imprimir en el cliente todas aquellas sensaciones agradables que seguramente lo harán regresar en el futuro.

En pocos meses estaremos recibiendo un nuevo verano, y dentro de un contexto que no resulta del todo favorable para el sector. Frente a esto hay dos caminos: quedarnos con lo que ya hemos logrado en el pasado o apostar por un cambio que nos permita pensar en grande.

Lo que buscamos los porteños cuando salimos a comer afuera

A los porteños nos encanta salir a comer o a tomar café, casi como un ritual. Comer “afuera” es una oportunidad única para pasarla bien con amigos o con la familia. Sin embargo, estas maravillosas intensiones que nos mueven a pagar un desayuno, almuerzo o cena en un lugar que no es nuestro hogar, no quitan que tengamos gustos bastante definidos en el momento de elegir el sitio gastronómico adecuado.

En general, a muchos de los argentinos, no solo los porteños, nos encanta la carne, y para algunos expertos en gastronomía le tenemos especial aprecio a la comida simple, con pocos condimentos. Por otro lado, en la ciudad de Buenos Aires, cada vez hay más restaurantes que ofrecen comidas típicas de otros países. Lo que al principio parecía una moda, hoy en día es toda una tendencia que llegó para quedarse: probar diferentes lugares para comer.

Qué pretendemos de un restaurante

En primer lugar, la mayoría de las personas pretenden que la comida sea muy buena y preparada con ingredientes de primera calidad. En segundo lugar que el restaurante, bodegón, café, heladería, etc. esté limpio.

El último requerimiento puede parecer insólito ya que es un principio que no se discute en este campo: todo debe estar limpio. Sin embargo, no siempre sucede esto. Hoy en día la mayoría de los locales gastronómicos contratan empresas expertas en la limpieza de sitios en donde se cocina y se come. Por ejemplo, las empresas de limpieza en Capital Federal brindan servicios generales y también específicos para particulares y empresas. Naturalmente hay muchas en el mercado y no todas tienen la misma la experiencia para manejar la limpieza de locales gastronómicos.

Hasta el momento, mencionamos comida y limpieza. Los factores que siguen pueden sorprender a muchos.

El servicio y el ambiente: Dos factores básicos a la hora de elegir el lugar. Sentirse como en casa es una satisfacción muy importante en el momento que nos disponemos a comer.

Que las porciones sean grandes: Muchas comensales se quejan de las porciones pequeñas que reciben en restaurantes reconocidos, tanto los más populares como los de alta cocina.

Precio acorde a la calidad: No siempre se dan estas dos condiciones juntas y los argentinos generalmente las exigimos.

Que no cobren cubierto: La mayoría de las personas que comen en un restaurante odian que le cobren el cubierto.

Que se puede elegir la mesa que uno prefiere: básica, ¿no es cierto? Sin embargo, no siempre sucede.

Aunque a los porteños y al resto de los argentinos siempre nos critiquen por comer casi como niños en relación con nuestros gustos (sencillo, sin mucho picantes y nos encantan los dulces), sabemos lo que queremos. Por ese motivo, cuando encontramos un lugar en el que cocinen rico, que esté limpio gracias a una empresa que hace desde la limpieza de oficinas hasta la de los locales gastronómicos más grande de la ciudad, y que las porciones sean grandes, nos sentimos felices de haber ido a comer “afuera”.