La cerveza, un aliado impensado de la belleza

En nuestro blog nos apasiona hablar de diferentes opciones de bebidas y comidas, dignos de ser compartidos por su sabor, originalidad o novedad en el mercado. Ya sea para tenerlo en cuenta en reuniones familiares o con amigos o como curiosidades específicas con respecto a ciertos ingredientes.

En esta entrada volveremos a hablar de la cerveza, pero no en relación a su exquisito sabor o ingrediente secreto de menúes y preparaciones gourmet, sino en sus propiedades beneficiosas para la salud y a la estética.

Se trata de un producto muy rico en proteínas y vitaminas, gracias a ingredientes que contiene como el lúpulo y la cebada. Estos componentes son ideales y muy beneficiosos para la piel y el cabello. Básicamente otorgan brillo y luminosidad y contribuyen a la mejora del aspecto en general.

A la cerveza también se la suele usar junto con otros elementos o ingredientes para potenciar sus cualidades. Por ejemplo, si se combina con frutillas tienen un efecto exfoliante, con el yogur se puede fabricar y aplicar una mascarilla sobre el rostro que quita la grasa y mejora su aspecto.

En todos los casos es importante observar que una de las cuestiones que más atrae de la cerveza, como de otros elementos naturales, es justamente eso, su naturalidad.

Muchas personas se ven atraídas por lograr efectos casi milagrosos, pero sin pasar por el quirófano, cirugías o intervenciones demasiado invasivas. Está claro que estas opciones tienen un efecto acotado y solo sirven como complemento o ayuda de otras medidas más profundas.

Esto no implica que sean acciones menores o sin valor, sino que debemos dimensionar sus aportes como complemento de otros recursos que contribuyen en el mismo sentido.

En este sentido, es justo destacar que actualmente existen miles de opciones y oportunidades que permiten mejorar el aspecto general del cuerpo y el rostro, utilizando procedimientos nuevos y altamente efectivos, que cumplen bastante con esta premisa.

En esta línea se ubica por ejemplo el hifu facial o Ultrasonido Focalizado de Alta Densidad, se trata de un tratamiento simple, que se vale de energía dirigida a la capa de piel más profunda, cuyo resultado es similar al lifting pero sin necesidad de intervención quirúrgica.

Este tipo de procedimientos y opciones de estética y salud son cada vez más demandadas por los pacientes, por varias razones. En primer lugar, porque cualquier intervención que implique el uso de anestesia, aunque sea en una form mínima, provoca cierto temor. En segundo lugar, estos recursos resultan más económicos y, sencillos que los que requieren pasar por el quirófano y son por supuesto, muy efectivos.

Volviendo a las herramientas caseras, es importante destacar que, aunque no suelen provocar mayores problemas, no hay que subestimar ni abusar de su uso, sobre todo en aquellas personas con enfermedades crónicas o mayores de 50 años. También las personas que ya se encuentren haciendo algún tipo de tratamiento o procedimiento estético o de salud deberían prestar especial cuidado a la incorporación de cualquier elemento a su piel u organismo.

A veces la mezcla de algunas sustancia específicas, pueden tener contraindicaciones para algunas patologías o determinadas circunstancias de salud que están atravesando algunos hombres y mujeres.

Por eso, es importante consultar con profesionales sobre cualquier duda que se pueda tener en este sentido. No se trata solo de hacer una búsqueda como estética Buenos Aires o remedios naturales para incorporar algún producto o elemento a la dieta o los hábitos, sino de sumarlos con responsabilidad y el monitoreo de especialistas que conozcan la historia de cada paciente.