La puesta a punto de un restaurante empieza por la infraestructura

El rubro de la gastronomía en la Argentina se diversifica y aumenta con rubros en franca expansión, como los relacionados con la cerveza o comidas típicas. La creciente oferta de locales, sobre todo en algunas zonas o polos gastronómicos, hace que la competencia y el posicionamiento sea cada vez más difícil. Por eso si el proyecto es instalar una propuesta en este sentido, conviene tener en cuenta algunos tips desde los primeros momentos de la organización y puesta en marcha del plan.

El primer y gran consejo de oro es convocar a gente especializada en el sector de la gastronomía. Desde diseñadores hasta arquitectos, los profesionales involucrados en la puesta a punto de un bar, restaurante o local de comida rápida, son imprescindibles para no encontrarse con imprevistos más tarde. Esto no quiere decir que nos desentendemos de todo el proceso. Todo lo contrario. Siempre es una buena idea monitorear los trabajos y encargos de quiénes hemos puestos al frente del emprendimiento. La red de redes es sumamente útil para controlar las compras, por ejemplo, optar por empresas especializadas en la venta de materiales eléctricos online o materiales para la construcción es una herramienta que permite fiscalizar los gastos de la obra. A la vez que permite no invertir mucho tiempo en esta tarea.

Resultado de imagen para restaurant

Si bien muchas veces se separa la parte de la construcción en sí, del posterior diseño y ambientación del lugar, un buen ejercicio es pensar ambos aspectos en simultáneo. Por ejemplo, si el restaurante o bar tendrá un patio o ambiente al aire libre, es importante aprovechar el asesoramiento, tanto de los constructores como de los proveedores, quienes podrán indicar cuándo y dónde será necesario  contar con un cable subterráneo, una instalación para un aire acondicionado o cañería para un sistema de riego. Aunque parezca poco probable, no son pocos los casos en los que una vez finalizada la obra y con todo listo para su estreno, sus dueños se encuentren con la sorpresa de que no se ha previsto algunos de estos puntos en instancias anteriores, con los obvios inconvenientes y demoras que trae aparejado..

Otro punto importante es el tipo de terminación que se le dará a las paredes. Si serán ladrillos a la vista, revestimientos o pintura.  Nuevamente, algunas experiencias demuestran que muchas veces se hacen revoques o se cubren paredes que estaban destinadas a otra terminación más rústica. Así se termina trabajando dos veces sobre la misma superficie, desperdiciando materiales y tiempos de trabajo. Una buena recomendación es invitar a recorrer las últimas etapas de la obra a quiénes serán los encargados del diseño y la ambientación, así podrán anticiparse a algunos detalles, para evitar duplicar esfuerzos y recursos innecesarios.

También es importante considerar el camino inverso. Es decir, que los diseñadores puedan hablar con los técnicos sobre las implicancias en seguridad y normas de la industria de sus propuestas o ideas estéticas. Se podrán tener en mente salidas al exterior, nuevas reglamentaciones en la instalación de gas o eléctrica. Estos puntos no deben subestimarse, ya que suelen cambiar con bastante frecuencia por lo que es importante su seguimiento actualizado.